Historia


A lo largo de mi práctica profesional he tenido la fortuna de conocer gente extraordinaria que debido a problemas emocionales no habían podido desarrollar todo su potencial. Es maravilloso ver cómo se van transformando y se van convirtiendo en personas más seguras, más libres y más felices.

Considero un enorme privilegio que me otorguen su confianza y me permitan ayudarlos a cambiar sus vidas, porque yo sólo hago eso, ayudarlos a descubrir todo su potencial para que puedan brillar, o en muchos casos, para que se liberen del dolor.

Para mí, es fascinante descubrir por ejemplo el componente emocional oculto que hace que una persona que desde muy joven y por más de 30 años, padezca una tartamudez que le impide comunicarse adecuadamente y apoyarlo para que cambie los esquemas que lo pusieron en esa posición. O ayudar a una persona a entender por qué se encuentra inmersa en una relación violenta, y a través del proceso terapéutico logra salir de ella. O cómo a través de fortalecer su autoestima, la persona puede liberarse de una relación codependiente que le ha paralizado la vida. O de qué manera y en qué momento se formó un temor que crea en la persona estados de ansiedad o pánico. O también que hay detrás de una obsesión o una fobia que disminuye considerablemente su calidad de vida y proporcionarle en estos casos, los elementos necesarios para vencerlas.

Todo esto resulta de un esfuerzo conjunto. Difícil y complicado pero cuando veo que logramos cambiar lágrimas, dolores y angustias por sonrisas, optimismo y deseos de vivir…….sé que estoy haciendo un buen trabajo y correspondiendo a la confianza que han depositado en mí.